septiembre 28, 2007

Nadie puede negar el impacto que las producciones musicales de alabanza y adoracion han tenido en la Iglesia, discos que han inspirado y desafiado a musicos y ayudado a muchos a adorar a Dios en sus hogares. Sin embargo no debemos olvidar que la musica de alabanza y adoración es eminentemente congregacional y así como las grabaciones han sido de mucha ayuda han tambien colaborado (sin intencion) en crear algunas distorsiones y confusiones. Déjema explicar algunas de ellas

1. La creación de una industria donde todo se mide por las ventas y preferencias del mercado. Por otro lado la música que se usa en la Iglesia se mide por como Dios la usa para bendición de la congregación, lo que mas se vende no necesariamente es lo que mas edifique o bendiga a la Iglesia, y las canciones de una producción catalogada de "fracaso comercial" pueden ser de gran bendición en una o varias congregaciones.


2. La elevacion del director de alabanza a la categoría de "megaestrella". Nada mas lejano del espíritu de la alabanza y la adoración congregacional que poner la mirada y la atención sobre el que dirige en vez del Dios al que alabamos. Los Directores de alabanza "estrellas" deben salir por las puertas traseras por el asedio de las personas y en algunos "conciertos de alabanza y adoración" se confunden los gritos de jubilo por los gritos de las hermanas hacia los cantantes y músicos. Algunos directores no pueden resistir la atentación de colocar múltiples fotos de ellos mismos a lo largo de sus discos y sus paginas web, después de todo esa es la ley del marketing , hay que vender la imagen. Que contraste con la idea de Adoración que nos trasmitía el teólogo Kierkeggard cuando comparaba el culto con un Drama donde el publico es Dios (una audiencia de uno), los actores son la congregacion y los músicos y directores son apuntadores que deben estar escondidos para no interponerse en el drama.

3. Las tonalidades que se adecuan a la voz del cantante "líder" y no a la voz principal que es la de la congregación. Dios ha dotado de grandes voces a muchos de sus hijos, pero en el culto lo mas importante es que la congregacion cante y no lucir los extensos registros del líder de alabanza. Es sabido pero poco aplicado el criterio que dice que las canciones congregacionales deben mantenerse en el registro de Do a Do, donde toda persona puede cantar sin problemas ni dificultades (salvo casos especiales). No importa que el disco esta mas alto, no importa que mi voz no pueda hacer esas notas que me salen tan bien, lo mas importantes es que todos puedan cantar. Siempre habrá alguna excepción, pero en general la regla de "Do a Do" debiera primar en nuestros cultos. (Ver mi articulo 1000 años de silencio)


4. El desarrollo de ministerios de alabanza y adoración "independientes". Este es un tema difícil y complicado. Los ministerios de alabanza y adoración deben de surgir en la Iglesia, para la Iglesia y ligados a la Iglesia conforme Dios disponga, ser de bendición a otras Iglesias hermanas a través de sus composiciones, música y aun presentaciones. Sin embargo, actualmente muchos abandonan sus ministerios locales para desarrollar ministerios de alabanza y adoración itinerantes sin ningún tipo de respaldo congregacional, sin someterse a la autoridad de ninguna iglesia local y peor aún dejando a sus Iglesias sin ministerios adecuados. Hay un dicho muy viejo que dice: "Candil de la calle, oscuridad de la casa" parece que aquí se aplica perfectamente. Junto con esta problemática surge de inmediato los cobros por "ministrar" la alabanza y la adoración. Enormes cantidades de dinero que son explicadas como "ofrendas" para el ministerio.

Se que estas observaciones pueden ser fuertes y chocar con muchos, la idea no es criticar a ningún ministerio en particular sino poner el tema en la mesa de la discusión y reflexión para que repensemos como estamos desarrollando nuestros ministerios y cuanto de estos problemas los hemos asumido como algo normal, en vez de darnos cuenta de la peligrosa cuesta en la que podemos estar deslizándonos.

Que Dios siga levantando lideres de alabanza, músicos, ministros, consagrados con el Señor y su obra, que no pierdan la frescura de lo que es el servicio a Dios semana tras semana, sin luces, sin aplausos, sin fotos, pero con Iglesias edificadas y que unen sus voces para adorar a Dios.



Soli Deo Gloria
Francis Castañeda

8 comentarios:

Nelly dijo...

Me ha encantado este artículo. Necesitamos más comentarios como éste. Me parece que hemos olvidado que los dones son para beneficio de la iglesia, y cuando tenemos dotes musicales son para ayudar a nuestros hermanos menos agraciados, no para criticarlos o tenerlos a menos. Muchas bendiciones. Nelly

Francis dijo...

Gracias por tu comentario, debemos revalorizar una vez mas la importancia de la Iglesia local y enfocarnos en servirla con sencillez de corazon, bendiciones
Francis

Yamer dijo...

Amén Hermano. Es de Dios todo lo que expuso en este artículo. El Señor lo siga usando..

Francis dijo...

Espero pueda ayudar a la reflexion y que logremos una verdadera contracultura evangelica, saludos

Anónimo dijo...

Interesante articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión que debería ser tomada en cuenta sobre todo por los músicos que son líderes de alabanza y a su vez enseñarles a los nuevos talentos. Lamentablemente la realidad nos muestra que aquellos que tienen la hermosa responsabilidad de la alabanza, "generalmente" de tanto aplauso, se les suben los humos,luego se creen la divina pomada y su mal ejemplo cunde con aquellos que se inician. Me parece que deberían ser monitoreados con mucho amor, constantemente por los ancianos y nosotros respaldar esto en oración.
Bendiciones.

desade dijo...

la vdd me parecio muy buen articulo, pero lo del registro de las canciones tienes que revisarlo hermano, musica es musica y creo que debes documentarte mejor sobre eso del registro de las canciones, si bien es cierto que es bonito que la congregacion cante es mas importante que los ministros en la alabanza entreguen algo bien hecho al Senior, cuando desciende la presencia lo qe menos importa es que el de al lado cante

Francis dijo...

Hola desade
Puede que no hayas entendido lo del registro de canciones, se que es algo tecnico, basicamente es no llegar a notas demasiado agudas en el canto congregacional, cambiar las tonalidades a una cancion no hace que la musica deje de estar bien hecha, pero permite que la Iglesia entera cante. En la segunda parte si tenemos discrepancias grandes, no se trata que sea "bonito" que la congregacion cante, la esencia del canto congregacional es que sea la congregacion, la Biblia enseña que todos los creyentes son ministros no solo los que cantan adelante y finalmente la presencia no deciende, eso es del antiguo testamento, Dios esta presente en el culto de inicio a fin.
Saludos
Francis

* MRC *